VIVIENDO EN PLENITUD

Violencia de género, motivos y circunstancias.

By junio 5, 2020No Comments

La violencia de género ha sido des- de tiempos remotos, hasta hoy día, un flagelo que nos afecta como sociedad en todos sus ambitos; hemos luchado por erradicarla en diferentes espacios y conductas.

ridades. También está el factor de la vergüenza. Desconocimiento de sus derechos. Existen mu- chas mujeres que desconocen su propio dere- cho frente a los hombres y que se dejen pisotear por estos. Indica que por este desconocimiento cuando están en una relación de violencia pien- san que nadie las puede ayudar, desconocien- do incluso que existen muchas instituciones que protegen a la mujer en caso de abuso intrafami- liar.

Inseguridad. El miedo es una causa que identifi- ca la mujer abusada. Teme por su vida y por la de sus hijos y demás familiares. Apego emocio- nal. Una mujer se ata emocionalmente al hombre cuando piensa que no encontrará otro mejor o que no es suficientemente mujer para emprender una nueva vida con otra pareja. Creencias religio- sas. Muchas siguen una religión, se casaron por la iglesia, se topan con el maltrato por parte del hombre que juró amarla y respetarla para toda la vida y no encuentran una salida a esa situación. Tenemos que romper estas ataduras, ya que una mujer, que no salga de una relación de violencia, puede perder la vida. Y vivir es una razón muy poderosa para romper este ciclo.

Una estrategia de abordaje, es centrarse en la mujer, acompañándola en un proceso de cambio de perspectivas, de compromiso personal, a de- jar atrás toda esa toxicidad.

Es un fenómeno global que trasciende límites de
edad, estatus socioeconómico, nivel educativo y
situación geográfica. Pero, lo cierto es que, to-
davía queda mucho por saber sobre su verdade-
ro alcance. Lo que si podemos asegurar es que
existe desde tiempos inmemoriales. La violencia
es la forma de ejercer el poder, ya sea a través de
la fuerza física, psicológica o sexual. Ella implica
la existencia de una persona en posición superior
respecto a otra. Se le llama violencia de género
a la ejercida concretamente contra las mujeres.
Esta se encuentra en la discriminación de género,
normas sociales y estereotipos que la perpetúan,
por el simple hecho de ser mujer. La prevención
de la violencia contra la mujer debe comenzar
en las primeras etapas de la vida, mediante la
educación de los niños y niñas que promuevan
las relaciones de respeto y la igualdad de géne-
ro. Uno de los pasos fundamentales para acabar • Deforma la realidad para hacerte sentir que

con este estigma, es el reconocimiento público de las diferentes formas en las que se expresa la violencia de género. Cuando pensamos en vio- lencia, por lo general la asociamos con la rudeza, la brutalidad y el maltrato físico que nos informan los diferentes medios de comunicación. Sin em- bargo, el abuso emocional y verbal es la forma más extendida de violencia contra las mujeres. Es importante ayudar a visibilizar que el lenguaje abusivo es una forma de violencia. Para contri- buir a cambiar las normas sociales que justifican este comportamiento hay que apoyar iniciativas de prevención dirigidas a fomentar habilidades y resolver problemas sin violencia.

Quien ejerce violencia física, psicológica o se- xual tiene graves problemas y necesita ayuda profesional. Las relaciones saludables implican respeto, confianza y consideración hacia la otra persona. A continuación, encontrarás algunas señales de que puedes estar manteniendo una relación violenta. Debes estar atento(a) si tu pa- reja:

  • Te provoca daños físicos.
  • Intenta controlar tu vida; por ejemplo, cómo vis-

    tes, a quién frecuentas y qué dices.

  • Te obliga a un acercamiento sexual que no de- seas o que te incomoda. Es una señal de alar-

    ma de que tu relación no se basa en el respeto

    mutuo.

  • Con frecuencia te humilla, o te hace sentir que

    no vales nada; te desacredita, aunque dice que

    te quiere.

  • Te amenaza con hacerte daño si terminas la

    relación.

eres tú quien tiene la culpa de su comporta-

miento.
• Te exige que le informes siempre a donde vas. • Manifiesta celos, y se enfada constantemente

cuando quieres pasar tiempo con tus amigos.

14 • First Class • Edición 53 2019

pongamos atención en los siguientes puntos:
La esperanza. Creyendo de que algún día el • agresor cambiará, lleva a muchas mujeres mal- tratadas por su pareja a perdonar y creer en
su cónyugue. Poca autoestima. Cuando la va- loración propia de una mujer es más baja de lo normal. Sus pensamientos son encaminados al fracaso, con temores que harán que permanez- ca en una relación violentada. En muchas oca- siones piensan en salir, pero luego, agresiones verbales en las cuales su pareja les dice que son inferiores, provocan que esos planes de salida den marcha atrás.

Hay que resaltar la necesidad de establecer normas y actitudes sociales que favorezcan la igualdad de los géneros.
Hay que promover las investigaciones en nues- tro país, para avanzar en el conocimiento de las causas de la violencia, su impacto y cómo prevenirla.

Hay que empoderar y educar en el desarrollo de la Autovaloración.
La violencia contra la mujer es un problema social, que nos atañe a todos, el cual requiere soluciones y alternativas definitivas. Se necesi- ta un esfuerzo mucho mayor en conjunto, para erradicar de una vez por todas, este mal que destruye vidas y familias.

La dependencia económica. Cuando la mujer está atada económicamente al hombre y no tie- ne una persona de confianza o un familiar que las ayude, suele permanecer en una relación de violencia. A esto se suma la falta de preparación educativa, y que algunas no tienen un trabajo que les permita sostener a sus hijos en caso de desligarse de su pareja.

El miedo al qué dirán. Son muchas las muje- res que continúan en una relación de violencia porque tienen mucho tiempo casadas con ese hombre y temen que dirán sus familias, vecinos y amigos si se separan. Esto también incide en el silencio y el miedo a denunciarlo ante las auto-

Busca y edifica tu relación de pareja, llegando a buenos acuerdos y poniendo límites. Te regalo esta frase de mi autoría que me ha servido du- rante muchos años:

«Acompáñame, camina conmigo, y no seas mi sombra».

Lolita Suárez.
Life Coach y Speaker Motivacional. Facebook: Lolita Suarez Coach Oficial Instagram: @lolitasuarezcoachoficial