COLABORACIONESHEALING GARDEN

Karma y Energía Sexual.

By junio 5, 2020noviembre 30th, 2020No Comments

Este tema apenas se delibera, quizás por prejuicios personales, sociales o simplemente porque no existe una información acabada sobre el mismo.

Recordemos la definición de karma: “Son los efectos y consecuencias de nuestras acciones mal dirigidas; es causa y efecto y, como una ecuación matematicamente exacta, recibimos acorde a lo que damos.” JS. First Class Maga- zine, Dic. 2015. En este enfoque, los karmas no sólo llegan con el alma como consecuencia de acciones negativas cometidas en el pasado y vi- das pasadas, sino que mediante las relaciones sexuales, además de compartir la atracción, el amor, la pasión, el desenfreno, también compar- timos los karmas al vincularnos íntimamente con otra persona. Si la humanidad despertara su con- ciencia sobre esto, existiera menos promiscuidad y sí más fidelidad, apreciación y respeto hacia la pareja sentimental.

Muchas personas se unen en el acto sexual se- ducidos por el arrebato o fascinación del momen- to, simplemente para satisfacer una necesidad casual, sin pensar en las consecuencias kármi- cas que traerá consigo esa interacción, la cual no es únicamente física, es un intercambio quími- co, poderosamente energético y hormonal, en el cual se vinculan las fuerzas positivas y negativas de los involucrados, estableciéndose una atadu- ra interminable, dificultándose el hallar la salida ante tal infortunio y es que se genera una memo- ria en el sistema celular, haciéndole permanente.

¿Qué sucede cuando recibimos energía negativa a través de la sexualidad?
La frecuencia energética cambia, se produce una desarmonía, confusión, indecisión, inseguridad, desconfianza, vicios, proyectos inacabados, las cosas no salen bien, se originan situaciones en el entorno, sentido de no pertenencia, sobre todo, en lo social; podría generar comportamientos, actitudes y sensaciones similares a esa persona, como ira, resentimiento, deslealtad, impuntua- lidad, imprudencia, infidelidad, poca o ninguna solidaridad, irrespeto, deshonestidad, somatizar las emociones, insomnio, inquietud e incluso pa- recérsele físicamente, cual efecto mimético. La depresión que viene a ratos, el vacío existencial, sensación de soledad y angustia que puede sentirse tras el intercambio sexual con alguien de baja frecuencia es debido a que se obtuvo satis- facción sexual pero no espiritual…la energía no logró llegar al chakra del corazón, el cual sola- mente es alcanzado cuando existen sentimientos puros y verdaderos.

Asimismo, algunas almas traen consigo energía de abundancia, prosperidad y éxito, lo cual po- drían estar “regalando” y, en su defecto, heredar la vibración de ruina y fracaso del otro. Observa si este ha sido tu caso, desde que estás o estu- viste con esa persona, a ti te va peor o te has es- tancado en el mismo lugar que cuando iniciaron la relación y él o ella progresa cada vez más.

Dado que en el acto sexual, el hombre es el emi- sor y la mujer receptora, significa que esta últi- ma se impregna del karma del hombre en cada ocasión. El karma individual se intercambia, que- dándose cada uno con el 50% de esa vibración y, podría ser total, sobre todo, en las relaciones en donde la mujer se siente inferior, o es muy joven, ingenua e inexperta, ante un hombre maduro, ex- perimentado, el “macho alfa”, ignorando ella que él le está dejando todo su residual energético. Las consecuencias de estos encuentros íntimos surgen en la medida en que pasa el tiempo y te vas dando cuenta de que hay algo que no está bien, pero no encuentras una respuesta lógica a lo que sucede. Se puede manifestar como un fre- no en su cotidianidad o simplemente reconocer que las cosas no le fluyen como antes.

¿Cómo recupero mi buena energía?

Tendrán que pasar 7 años de tu última relación sexual para que se libere el vínculo que han crea- do, siempre y cuando no hayan tenido cercanía íntima. Si esta persona ha estado sexualmente con otras personas mientras estuvo contigo, has de sumar 7 años por cada persona con la cual ha estado involucrada. Por ejemplo, María tuvo sexo

con Antonio, Antonio con Sofía y Ana, Sofía con José y Alejandro, Ana con Simón, a su vez, José y Alejandro con dos personas más y Simón con una. Es una cadena interminable, pero para dar- le sentido al ejemplo, digamos que el tema que- dó ahí. Si sumamos o multiplicamos, a María le corresponderían 70 años de karma, por haberse involucrado íntimamente con alguien infiel que a su vez había estado con otras personas promis- cuas. En estos intercambios también recibimos y proporcionamos energía positiva, la cuestión es que los karmas son los que embaten fuerte, por ejemplo, si recibes un karma de soledad, en- fermedad y fracaso, ¿De qué vale que también hayas recibido energía de dinero?, una cosa no compensa la otra.

Una forma de bloquear esos karmas es que du- rante el acto sexual, aprendas a revestirte de luz violeta, esto ayudará a transmutar todo lo negativo, aunque alguien que se deje conducir por la impulsividad y las pasiones, no va a estar pendiente de ninguna luz o protección, de modo que, mi recomendación es que te controles y no te vayas a la cama con quien apenas conoces o tengas sexo casual por el hecho de sentir una atracción fugaz, sino que conozcas más sobre ese ser. Considera si sería agradable o justo para ti cargar con los karmas de esta persona y los de sus ex parejas, por un placer pasajero.

El proposito nuestro al compartir estos conoci- mientos es el de generar conciencia en el ser humano, por lo cual esta información antes de in- timidarte o preocuparte, -porque estuviste en una relación de tres, o total promiscuidad, sobre todo en países tercermundistas y patriarcales como el nuestro en que se ve normal que el hombre, ade- más de su esposa, tenga varias novias o aman- tes-, es identificar las soluciones o ya que tienes la información, saber la importancia de ser selec- tivo al momento de tener intimidad con alguien.

Sólo el amor verdadero es capaz de transmutar la basura energética o atadura indeseable que hayas adquirido a través de la interacción sexual. Así como lo lees, o sea, que el cuento de la ce- nicienta que se convirtió en princesa o el sapo transformado en príncipe tiene mucho de cierto… el amor, el verdadero amor transforma y libera todo. Los cuentos de hadas tienen un halo de verdad, siempre hay en ellos un mensaje oculto que hemos de descifrar pero, indudablemente, el amor es una energía tan poderosa que es capaz de disolver lo más denso.

Paz y Bien. Amor Infinito.